Almohada, tu compañera de sueños

La comodidad está en el interior

En la primera parte de la guía sobre cómo escoger la almohada idónea compartimos algunos consejos de cómo elegir la adecuada dependiendo de la postura que cada uno adopta al dormir. Ahora profundizaremos un poco más y veremos qué tipos de rellenos de almohadas hay y que ventajas ofrece cada uno.

Vale, he leído la guía de cómo escoger la almohada idónea parte 1 y ya se cual es mi postura favorita para dormir. Ahora quiero saber qué tipo de relleno para almohada es el que necesito.

Guía de cómo escoger la almohada idónea. Parte 2: Tipos de rellenos para almohadas.

¿Qué tipos de rellenos de almohadas hay?

almohada viscoelástica lavandaHay muchos tipos de almohadas, y cada tipo tiene diferentes cosas que ofrecer. En este artículo mencionaremos algunos de los más comunes como la viscoelástica, la pluma, el algodón, la lana o el látex. Pero hay otros muchos tipos de rellenos como la fibra tacto pluma o los copos de visco.

Considera la posibilidad de cualquier problema médico que tengas. Si padeces asma, alergias, dolores de cuello, etc. es posible que necesites algún relleno en particular.

 

  • Almohadas de pluma

Estas almohadas se hace típicamente con el plumaje de los gansos o patos. Aunque se pueden rellenar dependiendo de la preferencia, es más confortable para aquellos que duermen de lado. Son resistentes y transpirables al estar hechas de un material natural.

Sin embargo, algunas personas prefieren evitar las almohadas de pluma por razones éticas o por razones de asma o alergias. En este caso, puedes optar por una versión sintética.

 

  • Almohadas de lana o algodón.

Una almohada de lana o algodón podría ser una buena elección en caso de alergias severas, ya que estas almohadas no son susceptibles a los ácaros del polvo o moho.

Ten en cuenta que estas almohadas tienden a ser bastante firmes, por lo que pueden no ser las más adecuados si duermes boca abajo.

Si duermes boca abajo pero deseas una almohada hipoalergénica, puedes encontrar una almohada de lana o algodón muy fina.

 

  • Almohadas de látex

Estas almohadas están hechas de la savia de los árboles de caucho, por lo que es elástica y resistente.

Las almohadas de látex son buenas para las personas alérgicas, ya que son resistentes al moho. Tienden a ser más frías que las de espuma, y se adaptan bien a la forma de la cabeza y el cuello.

Las formas, tamaños y consistencias varían, utilizando tanto núcleos sólidos como materiales triturados.
No obstante, estas almohadas puede resultar bastante pesadas y el precio es más elevado que las almohadas de viscoelástica.

relleno-viscoelastico kuida-t

La almohada de visco es una de las mejores opciones, especialmente si no estás seguro sobre cual es tu postura favorita para dormir.

Una almohada viscoelástica se amolda perfectamente al cuerpo, proporciona un gran alivio de la presión en los puntos de apoyo y se puede hacer a la medida que prefieras. Si tienes problemas de cuello, mandíbula u hombros las almohadas viscoelásticas te aportarán el apoyo que necesitas al adaptarse a tus movimientos durante el sueño.

Además, la viscoelástica mantiene su forma durante años y es hipoalergénica, así que es una gran opción si tienes asma o algún tipo de alergia.

 

¿Hemos ayudado a aclarar tus ideas sobre qué almohada puede ser la adecuada para ti?

Déjanos darte 3 últimos consejos que ayudarán una vez estés en la tienda listo para realizar la compra.

1. Prueba diferentes almohadas

Una vez vayas a adquirir tu almohada te aconsejamos que pruebes los diferentes tipos y materiales.
Entiende que el precio no lo es todo, lo más importante es tu salud y tu comodidad. Prueba diferentes almohadas en diferentes rangos de precios. La mejor almohada para ti puede no ser la más cara, pero opta siempre por productos de calidad.

2. Túmbate con la almohada.

Muchas tiendas que venden almohadas también venden colchones. Si puedes, toma la almohada y acuéstate sobre ella durante unos minutos para probarla. Esto te dará una idea más realista de si la almohada es adecuada para ti o no. En caso de que la tienda no disponga de camas, siempre puedes probar la almohada mientras alguien la sostiene o apoyándola sobre una pared. En cualquier caso reposa tu cabeza sobre ella, no la escojas solo por el
tacto.

3. Considera la posibilidad de tener más de un tipo de almohada.COLLARIN-cervical

Algunos días puedes sentir que necesitas más apoyo que otros, así que es bueno que dispongas de diferentes tipos de almohadas.

Entre tus básicos de descanso debes contar también con una buena almohada cervical o collarín cervical, muy útil para tener una buena sujeción de la cabeza y cervicales si vas a realizar viajes largos o necesitas descansar sentado.

Si este contenido te ha parecido interesante puedes conseguir más información en el siguiente artículo de la Organización de Consumidores y Usuarios: Almohada: el complemento imprescindible.

Almohada, tu compañera de sueños

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. CERRAR