¿QUIERE SER DISTRIBUIDOR?

  • Llámenos 965 66 95 98

Descubre cuál es la temperatura ideal para dormir y conseguir un sueño profundo

Si nos paramos a pensar, son pocos los días del año en los que se da una temperatura ideal para dormir. En verano podemos pasarnos horas dando vueltas y vueltas hasta conseguir conciliar el sueño y en invierno las sábanas parecen haber estado manteniendo el frío.

Es cierto que el tipo de colchón, de soporte y de almohada son importantes para descansar, pero también lo es conseguir la temperatura ideal para dormir. Y es que una investigación llevada a cabo por el Centro de Investigación de la Universidad Tohoku Fukushi (Japón) ha demostrado que encontrar la temperatura ideal para dormir disminuye la vigilia y aumenta el tiempo de las distintas fases del sueño, concluyendo que “el entorno térmico es uno de los factores más importantes que pueden afectar el sueño”.

Y ahora que sabéis que la temperatura sí influye, y mucho, en nuestras horas de sueño, seguro que estáis deseando conocer cuál es la temperatura ideal para dormir.

Lo cierto es que no hay una temperatura exacta. La respuesta parece variar algunos grados según determinados expertos. Algunos hablan de que la habitación debe estar entre 15 y 18 grados para un correcto descanso y otros recomienda que debe oscilar entre los 18 y los 22 grados. Aunque es cierto que hay bastante consenso en considerar que lo ideal son los 22 grados de media.

Debes saber que… Con el aumento de la temperatura ambiente, se produce una hiperactivación del metabolismo motivada por el esfuerzo corporal de mantener la temperatura interior acorde con la exterior. Al estar más activo, aparecen síntomas como irritación, nerviosismo y los temidos trastornos del sueño.

la temperatura para dormir influye en la calidad del sueño

Lo mismo pasa cuando hace mucho calor. Por encima de 26 grados el mecanismo de refrigeración de tu cuerpo se pone en marcha e interfiere con el sueño.

Eso sí, no te olvides de que la temperatura ambiente no es el único factor que influye en el descanso. Nuestro cuerpo también tiene una temperatura que sube medio grado alrededor de las 10h-11h de la noche y desciende sobre las 7h-8h de la mañana para que podamos mantenernos despiertos. 36,7 grados sería la temperatura ideal para dormir que debe tener nuestro cuerpo.

La diferencia entre la temperatura interna y externa no debe ser superior a 5 °C.

Pero… ¿todos tenemos la misma temperatura corporal? Obviamente no. La sensación térmica puede variar en función de nuestro sexo y nuestra edad. Las mujeres pierden más calor que lo hombres debido a las hormonas, el tamaño corporal y la tasa metabólica. Sin embargo, conservan mejor la temperatura corporal central, es decir la del interior del cuerpo. De esta manera, cuando la sensación del ambiente desciende, el sistema circulatorio de una mujer desvía la sangre de su piel y las extremidades hacia el núcleo interno, dejando las extremidades más frías.

Tampoco es igual la percepción de la temperatura en adultos que en niños. Estos últimos toleran mejor la temperatura externa.

Pero llegar a la temperatura ideal para dormir no es misión imposible, aquí van una serie de consejos para intentar luchar contra todos estos factores que nos hacen imposible el descanso.

▷ Ten tu espacio

Intentar tener tu propio espacio y evitar el contacto humano cuando te dispones a dormir puede ayudar a mejorar el sueño. ¡Aunque tampoco hace falta que duermas en el borde!

▷ Apuesta por un buen colchón

Es importante tener en cuenta que algunos materiales dan más calor que otros. Ah, y también la firmeza. Por ejemplo, si una persona se hunde un poco en el colchón por ser blando, la cantidad de aire que corre alrededor es menor y aumenta el calor. Por el contrario, si esa persona duerme en un colchón firme, no se hundirá y percibirá mejor el aire.

  • Colchón de alta gama Holly
  • Colchones de látex
  • VER COLECCIÓN
  • Colchón de alta gama Kotton
  • Colchones de muelles ensacados
  • VER COLECCIÓN
  • Colchón de alta gama Kansas
  • Colchones viscoelásticos
  • VER COLECCIÓN
  • ▷ Las sábanas son un punto a favor

    Materiales hay muchos. Pero algunos mantienen el calor y otros dejan pasar el aire. Por ejemplo, la seda y la lana mantienen el calor al tratarse de un material aislante, que absorbe la humedad y la evapora. Sin embargo, la fibra hueca son filamentos transpirables que están especialmente preparados para ofrecer una temperatura equilibrada durante el descanso nocturno. Entre estos dos materiales se encuentra el algodón que tiene una gran capacidad para absorber la humedad del medio circundante y es un material suave y confortable.

    ▷ Calcetines sí o no

    Para gustos los colores. ¿Eres de los que se pone calcetines para dormir porque siente que sino no concilia el sueño? Todo eso está en nuestro cerebro. Cuando no puedes dormir porque tienes los pies fríos, simplemente es porque todavía no se ha enfriado el cerebro lo suficiente y no se han calentado los pies.

    Dormir con aire acondicionado: sí o no

    En muchas ocasiones utilizamos el aire acondicionado para conseguir la temperatura ideal para dormir. Pero seguro que en más de una ocasión hemos leído que “dormir con el aire acondicionado es malo”. Al igual que con la gran mayoría de cosas: todo en exceso es malo. Al dormir, la temperatura del cuerpo desciende. Por ello, al condicionar la habitación por la noche, hay que intentar no ser muy drásticos con la temperatura. Básicamente, debemos intentar mantenerla aproximadamente en unos 24, 25 o 26ºC, en función de las condiciones exteriores.

    Recuerda que:

    1. Nunca debes tener el flujo de aire apuntándonos de forma directa durante la noche, ni bajar la temperatura excesivamente

    2. Debes hacer un correcto mantenimiento al equipo del aire acondicionado para que la calidad del aire no se vea deteriorada.

    De hecho, dormir con el aire acondicionado encendido puede ser beneficioso. ¿Por qué? ¡Muy fácil! A partir de los 27 grados la calidad del sueño puede resentirse. Por eso, Mantener una temperatura saludable y racional en los días en los que calor aprieta más puede ayudarnos a conciliar mejor el sueño y disfrutar de una sensación de confort durante la noche.

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

  • Cómo lavar un edredón de plumas. Sal de dudas
  • LEER MÁS
  • ¿Es bueno dormir sin almohada? ¡Descúbrelo ahora!
  • LEER MÁS
  • Descubre cuál es la temperatura ideal para dormir y conseguir un sueño profundo

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

    ACEPTAR
    Aviso de cookies