Cuál es el mejor colchón para la espalda. ¡Evita los dolores de espalda!

No hay manera. Cada día te levantas con dolor de espalda y hecho polvo. Una sensación que, por desgracia, cada vez experimentan más personas. Los motivos pueden ser varios, aunque quizás uno de los más sencillos de solventar puede ser cambiar de colchón o, mejor dicho, elegir un colchón adecuado para la espalda. Pero, cuál es el mejor colchón para la espalda.

Los dolores de espalda no se pueden solucionar únicamente cambiando de colchón, pero sí que es cierto que juega un papel importante para ayudar a prevenir el dolor.

Hace algún tiempo se pensaba que los colchones muy duros aliviaban los dolores de espalda. Pero lo cierto es que no son los más indicados. ¿Por qué? Estos colchones no ceden ante la presión del cuerpo, sino que acaban causando una gran presión sobre los huesos, llegando a producir inflamaciones, especialmente en la cadera y en los hombros si duermes de lado y en la zona lumbar si duermes de espaldas.

Entonces, si un colchón duro no es recomendable, cuál es el mejor colchón para la espalda. Pues justamente ahí es donde reside el quid de la cuestión. La dureza es uno de los aspectos más importantes a la hora de saber cuál es el mejor colchón para la espalda. Hay que elegir un colchón que no sea demasiado duro, que no te sientas como si durmieses sobre una tabla o en el mismo suelo. Pero claro, tampoco puede ser demasiado blando, ya que tenderá a hundirse y no ofrecerá sujeción ninguna. Así que, debemos escoger uno que se adapte a la curvatura de la espada y ofrezca una sujeción completa a la comuna vertebral.

El grosor del colchón también es importante para determinar cuál es el mejor colchón para la espalda. Debe tener un grosor suficiente como para soportar nuestro peso durante toda la noche garantizando el máximo apoyo. Por eso, es recomendable que el colchón tenga la menos unos 15 cm de grosor.

Recuerda que:

Dormir en una mala postura puede ser perjudicial para nuestro cuerpo, sobre todo para el cuello, las cervicales y la espalda.

Y sin olvidar el tamaño. Para conocer cuál es el mejor colchón para la espalda, te recomendamos que te asegures de que cuenta con un tamaño lo suficientemente grande para poder adoptar una postura saludable mientras dormimos. Tanto si dormimos en una cama individual como si lo hacemos en una cama doble con otra persona, debe haber espacio suficiente para poder dormir a gusto.

Y estarás pensando, “ya, ya, pero, ¿y el núcleo del colchón?” No te preocupes. Continúa leyendo y sal de dudas.

Podríamos decir que, los colchones de espuma son los menos recomendables si sufres dolores de espalda porque, aunque al principio pueden parecer confortables, con el tiempo la espuma, si no está reforzada con otro material, puede deformarse y perder la firmeza inicial que nuestra espalda necesita.

Por su parte, los colchones de muelles han evolucionado mucho. Actualmente los colchones de muelles están formados por resortes independientes que se adaptan de forma individual a tu cuerpo. No son ni la mejor ni la peor opción como colchón para la espalda. Aunque si que es cierto que si te decantas por un colchón de muelles ensacados es mejor que tenga un número de muelles suficiente y entre ellos haya el mínimo espacio para garantizar la firmeza suficiente para tu espalda.

¿Y si es un colchón de látex? En ese caso fíjate en la calidad. Si no tiene la calidad suficiente puede ser muy blando y poco estable. Debemos elegir un colchón de látex de gran calidad, para dormir bien.

Los colchones viscoelásticos son los mejores colchones para la espalda por su firmeza y grosor.

Si los colchones de espuma, los de muelles ensacados y los de látex no son los mejores, entonces cuál es el mejor colchón para la espalda. Quizás los colchones viscoelásticos sean la mejor opción para prevenir el dolor de espaldas por su firmeza y grosor. La viscoelástica tiene un “efecto memoria”, se adapta al cuerpo y ofrece una sujeción lumbar perfecta.

Pero el núcleo, aunque puede ser lo más importante, no es lo único que importa. Para saber cuál es el mejor colchón para la espalda, también debes tener en consideración la firmeza, la comodidad, el control de la temperatura y la postura del sueño.

La firmeza: ni demasiado blando, ni demasiado duro

Encontrarás colchones muy firmes, firmes, blandos o ergonómicos. No existe aún un tipo de colchón ideal para todos. El grado de firmeza depende directamente de la persona, de su talla y peso. Por eso, un buen colchón debe ser homogéneo para mantener el apoyo de todo el cuerpo sin tener hundimientos o huecos. Lo más recomendable es un colchón más bien firme pero no duro. Así siempre lo podrás adaptar añadiendo un topper para colchón que lo haga más mullido. De lo contrario, con un colchón blando, se quedará siempre blando.

Pero además debe ser flexible para adaptarse a las curvas de nuestra columna vertebral, mantenerla recta y alineada a la vez para no evitar posturas extrañas y optimizar la salud de la espalda.

El cuerpo trabaja demasiado sobre un colchón muy blando. Concretamente la columna vertebral pierde su alineación correcta, ya que se hunden los hombros y la pelvis en el colchón. Esto nos puede ocasionar dolores de cuello, migrañas, torticolis y dolores músculo-esqueléticos por la mañana al despertarnos. Pero no te creas. Porque esto también sucede con los colchones muy firmes porque no se acopla bien a la columna y al cuerpo. Asique si eres de los que se mueve bastante al dormir y padece de dolor de espalda, te despertarás durante los cambios de posición del sueño tanto si el colchón es demasiado duro como si es demasiado blando.

Control de la temperatura

Es uno de los parámetros que solemos pasar por alto, sin embargo es importante ya que el colchón debe permitir una regulación adecuada de la temperatura del cuerpo para asegurar un sueño recuperador. Porque si pasamos demasiado calor, sudamos y dormimos mal, con lo que el umbral del dolor de espalda se ve modificado. También ocurre si tenemos frío.

Hazte un experto en colchones. Aprende a elegir el mejor colchón para ti

La postura del sueño

Si duermes boca arriba, debes elegir un colchón más bien firme para sostener la espalda, pero si duermes de lado, el colchón que debes elegir es uno firme con acolchado para permitir que tu hombro se hunda lo necesario para una postura correcta.

Dormir boca abajo es muy malo ya que propicia el dolor de espalda.

Una pequeña selección de nuestros mejores colchones para la espalda

  • Colchón de alta gama Kardian
  • Colchón Viscoelástico Kardian
  • VER COLECCIÓN
  • Colchón de alta gama Karst
  • Colchón Viscoelástico Karst
  • VER COLECCIÓN
  • Colchón de alta gama Kion
  • Colchón Viscoelástico Kion
  • VER COLECCIÓN
  • Y al igual que estas pensando cuál es el mejor colchón para la espalda, también estarás dándole vueltas a cuál es la mejor almohada. Porque sí, las almohadas también intervienen en el descanso y soporte de la espalda, sobre todo de la zona del cuello, hombros y cervicales. Al igual que pasa con el colchón, la almohada también debe cumplir unas características para que resulte óptima para nuestro cuello y espalda. Debes elegir una almohada que no tenga un espesor demasiado grande, pues si reposamos nuestra cabeza sobre ella, hará una torsión del cuello hacia adelante pegando la barbilla casi con el pecho. La cabeza debe estar elevada mientras dormimos, pero en línea recta con la comuna vertebral, por eso una almohada demasiado fina tampoco o dormir sin ella tampoco es beneficioso.

    La cabeza debe estar elevada mientras dormimos, pero en línea recta con la comuna vertebral.

    Así que, como pasa con el mejor colchón para la espalda, la mejor almohada para la espalda es la almohada con núcleo viscoelástico, pues se adaptan a la perfección a la curvatura de tu cuello y permiten una gran adaptabilidad. Además, muchas de ellas llevan tratamientos antiácaros y son hipoalergénicas, un extra para tu descanso y salud.

    Sabías que…

    Los españoles son los europeos que más alargan la vida de sus colchones. Las cifras revelan que cambiamos de colchón una vez cada 12 años, mientras que lo recomendable es hacerlo máximo cada 10 años.

    Ahora que hemos hecho un repaso por todas las variables que hay que tener en cuenta para saber cuál es el mejor colchón para la espalda, ya estás listo para comprar un buen colchón. Recuerda que, con un colchón nuevo, los músculos se relajan más y, en consecuencia, cuando el sueño es más superficial durante la segunda parte de la noche, nos despertamos menos. Mientras que con un colchón de mala calidad solemos despertarnos más y somos más sensibles a que se nos inflame la espalda y derive en un dolor de espalda al día siguiente.

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

  • Cómo elegir almohada y no arrepentirte luego
  • Cómo elegir almohada y no arrepentirte luego
  • LEER MÁS
  • Cómo quitar manchas del colchón. Los mejores consejos prácticos
  • ¿Colchón duro o blando? Cuál es mejor para ti
  • LEER MÁS
  • Cuál es el mejor colchón para la espalda. ¡Evita los dolores de espalda!

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

    ACEPTAR
    Aviso de cookies